Inicio > Blog > Junio es un mes de revisión

Junio es un mes de revisión

Repaso del negocio a mitad de año

Junio es un mes de revisión

Disclaimer: este artículo es largo pero bastante completo, leételo con calma y atención pues es una pieza clave para tu negocio.

Tabla de contenidos

Es ampliamente conocida la revisión de hitos en enero para ver cómo ha ido el año. Pero no recomiendo que sea la única fecha de revisión que hagamos.

¡Dios me salve de no llevar un control periódico de mi negocio!

¿Por qué es importante revisar tu negocio?

A menudo nos puede resultar complicado dedicar tiempo a revisar cómo nos está yendo. Estamos hasta arriba de trabajo de clientes, desarrollando nuevos productos o servicios, redes sociales, newsletter, facturas, impuestos,…

Vamos, que no tenemos tiempo ni de hacer pis.

Lo sé, te entiendo, yo también he pasado por ello.

El exceso de control nos puede llevar a parálisis por análisis, algo de lo que puedo hablar en otro post si queréis. Pero el extremo contrario es igual de malo:

Si trabajamos y trabajamos y trabajamos pero no sabemos qué resultado estamos obteniendo más allá de «entra dinero en el banco», estaremos a la merced de una energía que desconocemos y no controlamos: la inercia.

¿Cómo combatir la inercia?

Con control.

Podemos utilizar un dashboard o un cuadro de mando con los principales KPIs que queremos tener controlados. KPI son los indicadores clave de rendimiento, por sus siglas en inglés Key Performance Indicator. Cada negocio tiene los suyos y tu deber es saber qué es importante medir en el tuyo.

Voy a darte unos ejemplos para que puedas estudiar y decidir cuáles son importantes para ti. Los dividiremos en varias áreas, todas ellas son clave en un negocio, así que no dejes ninguna de lado.

Dirección General y Objetivos

La Dirección General puede sonar a palabro muy gordo, pero básicamente nos referimos a quién es tu empresa y hacia dónde está yendo.

Es el cerebro de tu negocio, aquello que hace que todo lo demás funcione. Para mí es clave que trabajemos la dirección general poniendo especial atención a los valores. Nuestros valores son los que deben definir el camino que tomamos, es el único modo de que nuestro negocio sea sostenible en el tiempo.

¿Cómo medimos la dirección general?

Con los Objetivos. 

Los objetivos deben estar alineados con nuestros valores. Si en enero establecimos una serie de objetivos para este año, ahora en junio toca hacer una revisión.

  • ¿Qué porcentaje llevamos alcanzado?
  • ¿Con esta progresión llegaremos a alcanzarlos para final de año?
  • ¿Siguen estos objetivos alineados con nosotras y nuestros valores?
  • ¿Siguen cumpliendo los requisitos para ser objetivos SMART?
  • ¿Hay algún objetivo que queramos eliminar o sustituir?
Es muy importante que llevemos control periódico de nuestros objetivos para saber cómo lo estamos haciendo.

Finanzas

Si la dirección general es el cerebro, las finanzas son los sistemas digestivo y respiratorio. ¿Por qué? Porque son los que nos mantienen con vida, lo que nos permite seguir existiendo y ejerciendo nuestra actividad. Si no comemos y no respiramos, nos morimos; si a nuestro negocio no le entra más dinero del que gasta, se extingue.

A menudo me encuentro emprendedoras que no llevan ningún control de sus finanzas, saben que entra dinero, que tienen para vivir, pero no saben cuánto, no tienen un plan de ahorro, no saben qué es más rentable de todo lo que ofrecen,…

A mí me alegra un montón que les haya ido hasta ahora, no digo que les haya ido bien porque no lo sabemos, lo único que sabemos es que no les ha ido mal porque siguen con sus negocios. Viven en la inercia económica, no son responsables de sus finanzas, y si no te responsabilizas de ellas no tienes poder para cambiar tu situación.

¿Cómo medimos las finanzas?

Esta es fácil: con un cuadro de mando.

En su forma más simple es una hoja de cálculo, un excel, un google sheet, un numbers, me da igual el programa. Yo uso Google Sheets porque así lo puedo consultar y rellenar cuando y donde quiera.

¿Qué hay que revisar?

  • Ingresos
  • Gastos
  • Impuestos
  • Inversiones
  • Ahorro
  • Salario de la emprendedora (sí, debes tener tu propio salario y pagártelo)
  • Tesorería: porque no siempre coinciden los ingresos con los cobros, ni los gastos con los pagos.

Esto es un resumen muy rápido, la gestión de las finanzas es una profesión a parte que tiene mucha miga, no os quiero saturar. Pero un control mínimo debéis llevar. 

Producto o Servicio

Aquello que entregamos y ofrecemos a nuestros clientes. Esto depende de cada negocio y de lo que ofrezca cada una, pero habría que analizar cómo funciona cada uno de nuestros productos, desde los márgenes que nos aporta a la gestión con el cliente, cómo lo percibe, donde encuentra dificultades, costes, calidad,…

Yo recomiendo hacer un repaso general de cómo están funcionando y profundizar en aquellos en los que hay algo que nos llama la atención: muchas consultas por parte del cliente, un margen menor que en el resto de productos, etc.

Cómo actuaremos después es otra cosa, porque no siempre buscamos rentabilidad con los productos, aquí entrará la dirección general para establecer qué nos aporta cada producto.

Clientes

El cliente debe ser el foco de tu negocio, aquello que ofreces lo haces para satisfacer una necesidad suya, no tuya. Por lo tanto, es importante dedicar un tiempo a revisar cómo se siente:

¿Cómo es la relación con tus clientes? ¿Cómo se sienten al trabajar contigo? ¿Qué necesidad cubres? ¿Qué beneficio valoran de tu trabajo? ¿Conoces tu customer journey? No solo en el proceso de venta, si no también en el proceso de realización del servicio, entrega del producto, post-venta… Estudiar esto te dará claves para mejorar tus servicios y aportar más valor, y quizá te trae ideas para nuevos productos o servicios. Escucha a tu cliente siempre.

Ventas, marketing y lanzamientos

Aquí tenemos en cuenta nuestra relación con el exterior, con clientes y con potenciales clientes, con audiencia, suscriptores y comunidad.

¿Qué hemos hecho hasta ahora en nuestra comunicación? ¿Cómo hemos vendido nuestros productos o servicios? ¿Cómo son las métricas en nuestras redes sociales? ¿Y en nuestra newsletter? ¿Tenemos alguna otra plataforma donde gestionemos a nuestra comunidad? ¿Cómo está funcionando?

Recuerda que el marketing siempre siempre siempre debe tener un para qué detrás, que en última instancia será la venta. Trabajamos para vender y generar negocio, así que estudia los objetivos de tus publicaciones: ¿los habías definido previamente? ¿los has alcanzado?

¿Cómo vendes tus productos? ¿Has hecho lanzamientos? ¿Trabajas por recomendación? ¿Vas a buscar uno a uno tus clientes? ¿Has hecho publicidad? ¿Eventos? Todo esto te permitirá saber cómo se vende mejor cada uno de tus productos y tenerlos presentes para organizar las ventas futuras.

Recursos Humanos

Este punto no se limita a cuando tenemos un equipo en nómina. Si en tu negocio tienes colaboradores externos, es importante analizar estas relaciones también. ¿Para qué? Para saber el peso que tienen en tu negocio: si un colaborador decidiera dejar de colaborar, ¿Cuánto te afectaría esa decisión a nivel de negocio?

Cuando colaboramos con otras personas es importante poner atención en ellas también, cómo se sienten, qué necesitan de nosotras, en qué podemos ayudarlas y cómo hacer que los proyectos sean más fluidos. En resumen, cómo potenciar esa colaboración para que sea lo más beneficiosa posible para todos los participantes. 

Los tiempos en los que los colaboradores externos eran eso, externos, están llegando a su fin. Somos seres humanos que colaboramos entre nosotros y nos ayudamos a llegar más lejos, a vivir mejor y más felices.

Resumen

Tener una empresa no es un juego, aunque en el emprendimiento uno de nuestros objetivos sea ser más libres o más felices o poder organizar nuestra vida a nuestra manera, esto no quiere decir que no debamos ponernos serias y «hacer cosas aburridas» a veces. 

Puede que este artículo sea un poco largo, podría haber hecho un artículo para cada área, pero quería que tuvieras una visión general. En realidad es un pequeño resumen para lo extensa que podría llegar a ser cada una de las áreas de un negocio. 

Esto no quiere decir que ahora tengas que parar el negocio y revisar todo esto de una, desatendiendo a tus clientes o tu producción o tu comunicación. ¡Para nada! En realidad deberías llevar un control periódico para irte ajustando, de modo que en junio solo tuvieras que repasar cómo está yendo. Pero si no has llevado el control de ninguna de estas áreas hasta ahora, es mejor andar poco a poco o delegar la creación de los cuadros de mando en un Project Manager que te ayude a hacer la parte más tediosa (la que solo nos gusta a los PM 😅) y te explique cómo interpretarlos y entenderlos.

Como siempre digo: «Aprende lo que debas hacer de forma periódica y delega las tareas puntuales».

Si te gustaría aplicar todo esto en tu negocio, pero se te hace un mundo ponerte a ello ahora mismo, delégalo. Tengo un servicio súper detallado para ayudarte a poner orden en tu negocio y establecer la estrategia y el plan para los próximos meses: objetivos, lanzamientos, finanzas, producto,… Es un servicio personalizado para ayudarte a ti en tu negocio. Si quieres saber más, rellena el formulario y me pondré en contacto contigo o dale al iconito de whatsapp, que estaré al otro lado para ayudarte.

¿Te ha gustado este artículo? ¿Te ha sido útil? ¿Tienes alguna duda? Te leo en los comentarios.

Como siempre, gracias por leerme, te mereces una cerveza por llegar hasta aquí. 🍻 

Meri Mayans
Meri Mayans
Project Manager 👩🏼‍💻 Acompañamiento digital para proyectos con carácter 🌱 Gestión de proyectos con consciencia

Si conoces a alguien a quien pueda interesar este artículo, te agradeceré mucho que se lo compartas y seguro que ella también.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Abrir chat
1
Escríbeme tus dudas
Envíame un WhatsApp
¡Hola!
Cuéntame qué te trae por aquí...